lunes, 16 de enero de 2017

Rutas de los Vinos de Cádiz

Rutas de los Vinos de Cádiz

El marco de  Jerez ofrece una gran variedad de propuestas: visitas enoturísticas y degustaciones en las bodegas, almuerzos de maridaje, paseos por las viñas, winespa, Tai-chi entre viñedos, visitas nocturnas, desayunos típicos, cursos y catas de vinos, vinagres y brandis, espectáculos ecuestres y de flamenco. Todo un abanico de propuestas muy atractivas.
HISTORIA
El vino es uno de los elementos que mejor pueden reflejar la cultura de un pueblo. El paisaje, el urbanismo, las expresiones festivas o la propia gastronomía de los lugares donde la vitivinicultura ha sido una actividad tradicional vienen determinados en buena parte por esta cultura tan arraigada en los países mediterráneos. La progresiva especialización vitivinicultora, a través de los siglos, llegaría a definir los diferentes tipos de vinos que hoy son representativos de la provincia de Cádiz, destacando, entre ellos, el "jerez", uno de los grandes vinos generosos del mundo. Junto a la variada gama de calidades del afamado "jerez" perviven otros vinos cuyos métodos de elaboración y características cualitativas son ejemplos de la especial dedicación de los gaditanos a una actividad tan vinculada, de siempre, a la historia de esta tierra.
La vid fue traída a la región por los fenicios fundadores de Gadir (Cádiz), hacia el año 1.100 a.C. En el yacimiento arqueológico de doña Blanca, ciudad fenicia situada en el término de El Puerto de Santa María, se ha encontrado un lagar que data del siglo IV a. C. En esa época, parece ser que la región donde actualmente está Jerez se llamaba Xera y su principal ciudad era Asta Regia.
Con la dominación romana  se inició una intensa exportación de aceite de oliva, vino y "garum"(antigua salsa de pescado) desde la provincia hispana Bética hacia la metrópoli romana y otras partes del Imperio. Por entonces, la región de Xera pasó a denominarse Ceret.
Ceret fue más tarde Šeriš (Sherish), en los más de cinco siglos que duró en la zona la dominación islámica; Sherish se mantuvo como un importante centro de elaboración de vinos, a pesar de la prohibición coránica. En el siglo XII, los vinos de Sherish ya eran exportados y apreciados en Inglaterra pasando a ser conocidos allí como Sherry.
A los vinos de Jerez se han sumado más recientemente los vinos de la Sierra de Cádiz, vinos tintos y blancos provenientes de Arcos de la Frontera y Prado del Rey. La historia comienza en un convento de frailes jerónimos allá por el siglo XVI. Hay constancia de que ya por entonces estos religiosos realizaban vinos con uvas plantadas en la Sierra de Cádiz. La calidad del producto obtenido hizo que la zona empezara a ganar fama. Es la primera noticia que se tiene sobre el pago de Pajarete. Este pago es una extensa zona situada entre los municipios de Prado del Rey y Villamartín, en plena Sierra de Cádiz. El nombre se debe al Castillo de Matrera o Torre Pajarete situado en estos terrenos y cuyos restos aún se conservan. El recorrido por La Ruta de los Vinos de Cádiz, uno de los atractivos turísticos más destacados de esta provincia, nos muestra el peculiar paisaje de viñedos, la monumental arquitectura de las instalaciones bodegueras y los genuinos sistemas de crianza de los tipos de vinos más representativos. Toda una experiencia personal.